El centro infantil Baan Saan Rak (Tailandia)

Phimphan Kaewsrinuan, la pequeña mujer tailandesa apodada Kom Jit, no piensa a lo grande ni pretende cambiar el mundo. Pero sin lugar a dudas la vida de los 18  niños y niñas que viven en en el centro de acogida que ella dirige, no volverá a ser la misma. En Baan Saan Rak (literalmente “La casa del amor entretejido”) encuentran no sólo cobijo y alimento, sino también un entorno sano en el que desarrollarse y crecer. Y la oportunidad de estudiar en la escuela pública cercana, todo un privilegio para muchos niños tailandeses en su situación.

Los pequeños habitantes de Baan Saan Rak tienen entre 4 y 15 años. La desprotección o el abuso por parte de sus familias de origen les llevó a instalarse en el centro permanentemente; solamente 5 de ellos, hijos e hijas del tráfico sexual de mujeres, son “huérfanos” y actualmente están tutelados exclusivamente por Kom Jit. Mientras que los otros 13 a pesar de vivir en Baan Saan Rak continuan teniendo relación con sus familias.

La iniciativa de construir ” La casa del amor entretejido” surge hace 8 años como un proyecto personal de Kom Jit. Fruto de su inagotable energía y dedicación 7 días a la semana, Phimpan instaló las modestas pero cómodas instalaciones en el terreno de su familia e inició junto a los niños acogidos el cultivo y mantenimiento de un huerto cercano de donde diariamente recogen las verduras que se servirán en la cena. Desde hace sólo 2 años, cuentan con la ayuda de un asistente que ayuda a la directora y los niños a cocinar y mantener el centro.

El ideal educativo de Kom Jit es que los niños y niñas sean felices, autónomos y autodisciplinados. Estos valores son a la vez una finalidad y un modo de vida en Baan Saan Rak. Tan importante es cumplir con las responsabilidades individuales (aseo diario, lavar diariamente el uniforme escolar, hacer los deberes, etc.) como respetar los turnos previamente pactados para las tareas colectivas cotidianas: hacer el desayuno y cocinar la cena para todos, limpiar los espacios comunes, mantener el jardín y el huerto, etc. Todas estas tareas no son ajenas a nadie que vive en Baan Saan Rak, al contrario, vertebran la vida cotidiana y establecen un marco para la convivencia. Pero ¡atención! : que el tiempo de jugar libremente y de descubrir del entorno y el barrio también son sagrados aquí…

A nuestro entender, la querida Kom Jit ha encontrado la fórmula mágica del equilibrio entre los límites y la libertad, la disciplina y el amor.

Al no existir en Tailandia un sistema social como en Europa, Baan Saan Rak se financia exclusivamente gracias a las aportaciones de 3 ONG, entre ellas la catalana NouSol, y la solidaridad de personas tailandesas y extranjeras. Si deseas contactar o hacer tu aportación: Ms. Kaewsrinuan baansaanrak@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s