Hijos de políticos ¿a la escuela pública?

Jóvenes guatemaltecos entre 13 a 22 años se reúnen voluntariamente dos veces al mes para celebrar un ‘Club de Debate’, por iniciativa del proyecto de acompañamiento educativo de la Asociación CasaSito en Guatemala. En el mes de marzo el grupo debatió sobre la conveniencia de aprobar una ley que obligue a los políticos a matricular a sus hijos en las escuelas públicas– un proyecto de ley que fue objeto de discusión en el Senado de Brasil en el 2007.

Perspicaces argumentos a favor y en contra plantearon estos jóvenes que aspiran una educación de calidad para todos e imaginan un país donde se practique la cultura de la justicia y la transparencia:

Argumentos a favor:

  • Aumentaría el compromiso político por la educación en las escuelas públicas.
  • Mejoraría la calidad de las escuelas públicas porque se les prestaría más atención.
  • Habría mayor igualdad de oportunidades para los alumnos de las escuelas públicas y privadas.

Argumentos en contra:

  • Las zonas urbanas, donde suelen vivir los políticos, se verían más beneficiadas que las zonas rurales.
  • Generaría discriminación entre los alumnos que son hijos de políticos y los que no.
  • Habría mayor inseguridad en los centros porque las escuelas no tienen sistemas de seguridad eficaces para protegerse de posibles secuestros y atentados.
  • Los hijos no tienen “la culpa” que sus padres o madres sean políticos.

    Foto: CasaSito. Jóvenes debaten en Guatemala

Debatiendo, los jóvenes desarrollan las competencias necesarias para ejercer su derecho a la participación cívica y política: investigar, comunicar, argumentar, criticar, opinar. La educación escolar en Guatemala, según CasaSito, no presta suficiente atención a estas habilidades ya que ésta se preocupa más por el “saber” que por el “ saber ser”. Por ello, el Club de Debate se convierte en una herramienta educativa complementaria imprescindible: los jóvenes no sólo aprenden a ejercer el arte de la retórica, sino que también desarrollan el espíritu crítico y forman sus propias opiniones al tiempo que investigan y reflexionan sobre los problemas que afectan a sus comunidades.

Y tú, ¿qué opinas?. ¿Deberían los hijos de los políticos asistir a escuelas públicas? Deja tu comentario aquí o en Facebook

Para saber más:

– Cómo comenzar y dinamizar un Club de Debate

Informe sobre Educación en Guatemala del Relator de los DDHH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s